BLOG

BLOG

El acceso al original en la traducción técnica especializada

El acceso al original en la traducción técnica especializada

Muchas han sido las veces que me he tirado de los pelos intentando averiguar cuál sería la traducción de una opción de software, unas veces por haberse abreviado de una manera poco habitual o excesiva y otras, por tener que deducir el posible significado de una función denominada con una palabra polisémica que tiene acepciones muy distintas entre sí. Es entonces cuando los traductores solemos realizar una consulta al cliente con el fin de recibir información precisa, proceso que a veces se demora y casi siempre nos hace perder a todos un valioso tiempo por el cruce de mensajes de correo electrónico.

Por eso, cuando lo que estamos traduciendo es la interfaz gráfica de usuario de alguna solución de software o aplicación móvil, lo mejor es recibir capturas de pantalla donde aparezcan todas las cadenas de texto que debemos traducir o disponer del original, por ejemplo, accediendo a este mediante un servidor del cliente. En cambio, si la traducción que nos han encargado es la del manual de algún aparato, y sobre todo si dicho aparato es de uso industrial (con funciones complejas, muy detalladas y precisas, a veces recogidas en extensos volúmenes de cientos de páginas), resulta bastante complicado hacer pruebas con el aparato en cuestión. Los motivos son diversos: el cachivache es tan grande o pesado que no se puede transportar, el envío es más costoso que la traducción del manual, el cliente no quiere proporcionarlo por alguna razón, la tensión de red del aparato no es doméstica, el manejo ha de ser ejecutado por un técnico cualificado, y un largo etcétera.

Así que, da como poco para una entrada de blog, que un cliente me haya mandado un cacharro de uso industrial, habiéndose tomado además la molestia de conectar un transformador para que pueda alimentarlo a través de la red eléctrica doméstica de 220 V. Gracias a ello, ha resultado mucho más fácil traducir las incontables funciones y abreviaturas que contienen los menús del software y acceder a ciertos mensajes de error que el manual no aclaraba cómo se desencadenaban. Se infiere con facilidad que realizar pruebas con un software nos permitirá ofrecer una mejor traducción tanto a nivel semántico como ortotipográfico y que el texto traducido será probablemente más coherente.

Por lo tanto, si necesitas traducir la interfaz de un software, una aplicación móvil o el software de algún aparato o electródoméstico, plantéate la posibilidad de permitirnos el acceso a la información o enviarnos la maquinita en cuestión. Si resulta posible, podremos ofrecer una traducción más precisa y ahorrarnos quizá algo de tiempo a todos, sobre todo si se trata de un texto especialmente complejo o especializado. En algunos casos no aportará mucho, pero en otros, marcará la diferencia de una traducción de calidad.

 

traducción de calidad traducción técnica traducir aparatos

Añade un comentario

Comentario

* Campos obligatorios. He leído y acepto la política de protección de datos.

Nombre*

Correo electrónico*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR